La batidora domestica: ¿Quién la invento? Y otros datos históricos

Media de votos

En la actualidad, las batidoras son uno de los electrodomésticos más indispensables y comunes en los hogares de toda Europa y su presencia y aceptación es increíblemente alta para el caso de los hogares españoles.

Las facilidades y comodidades que aporta una batidora eléctrica en toda cocina son innumerables. Además de tratarse de un aparato altamente seguro y confiable, con una bajísima tasa de incidentes domésticos acreditados a su nombre.

No obstante, pese a su gran importancia, son pocos los usuarios que llegan a preguntarse acerca de su invención y de muchos otros datos históricos de gran importancia. Es decir, gran parte de sus usuarios, pese a la importancia que le dan a su batidora, no tienen ni la más mínima idea de cómo surgió semejante aparato hasta llegar a sus cocinas.

¿Quién invento la batidora domestica?

Respecto a este tema debes ser precavido con la información que puedas encontrarte en la red. Ya que es muy difundida la información de que el inventor de la primera batidora fue el norteamericano de origen polaco, Stephen J. Poplawski. Remitiendo esta invención al año 1922 después de al menos 7 años de experimentación hasta desarrollar por completo el aparato.

Pero lo cierto es que el electrodoméstico que Stephen J. Poplawski invento en 1922 no fue la batidora, sino la licuadora. Y si, en efecto, una licuadora es, esencia, un aparato para batir alimentos.

Sin embargo, el verdaderamente primer aparato domestico inventado para mezclar alimentos fue desarrollado nada menos que 14 años antes, en 1908, por el ingeniero estadounidense de la Hobart Electric Manufacturing Company; Herbert Johnson.

De las mezcladoras industriales a las batidoras domesticas

Herbert Johnson, quien desde muy corta edad se sintió fascinado con la creación de algún aparato o mecanismo para mezclar alimentos con mayor facilidad, en 1908 se inspiró en el mecanismo de las mezcladoras industriales de panadería, para desarrollar su prototipo de batidora mecánica de pie.

Básicamente, con su invención encontramos el eslabón perdido de la transición de las batidoras de alimentos industriales hacia las batidoras domésticas. En una primera instancia su aparato era aún muy grande, pero modificado y perfeccionado hasta funcionar como una batidora de mesa, su invento prontamente fue comercializado por la misma Hobart Electric Manufacturing Company, con gran éxito, para restaurantes de todo país.

Evolución histórica de las batidoras domesticas

Las primeras batidoras, esas de 1908, adquiridas en principio por los restaurantes de Norteamérica e inventadas por Herbert Johnson, eran batidoras mecánicas. Aunque no tardaron mucho en aparecer y desarrollarse muchas otras patentes de batidoras eléctricas, más pequeñas, más compactas y más portátiles; que en apenas un par de décadas empezaron a hacer acto de presencia en las cocinas estadounidenses.

Ya para 1919 la Hobart Electric Manufacturing Company lanza al mercado una batidora de pie para el hogar, bajo el nombre de KitchenAid “Preparador de Alimentos”.

En 1922, casi indudablemente por inspiración de la batidora doméstica, Stephen J. Poplawski desarrolla la licuadora como otro aparato para la mezcla de alimentos, aunque esta funcionaba más bien con cuchillas y no con varillas con aspas.

Entrada la década de los años 30, la compañía Sunbeam Mixmaster lanza al mercado su propia batidora domestica por un precio mucho menor al de la KitchenAid. Dando inicio a una ferviente competencia por posicionarse y/o mantenerse en el mercado. Lo cual conllevaría a la innovación y mayor evolución de las batidoras domésticas.

A mediados de los años 30, para 1936, el diseñador industrial estadounidense Egmont Arens, reduce considerablemente el peso de las batidoras domésticas, lo cual supondría otro gran salto evolutivo para esos, cada vez más demandados aparatos.

En su lucha por ceder el menor espacio posible a la cada vez más numerosa y consolidada competencia, la KitchenAid toma una medida extremadamente sencilla pero eficiente e innovadora: lanza al mercado sus batidoras domesticas en distintos colores (hasta ese momento, todas las compañías fabricaban sus batidoras únicamente en color blanco).

El proceso evolutivo sigue su curso

Ha pasado más de un siglo desde su invención, y las batidoras eléctricas siguen evolucionando. Con la aleación de nuevos materiales, el desarrollo de la robótica, e incluso la nanotecnología, han conllevado a la aparición de nuevas y distintas batidoras incluso hoy en día.

Pero nunca esta demás remontarnos a los orígenes de todo aquello que hoy por hoy facilita nuestras vidas ayudando con diversas labores domésticas que antaño llevarían horas y hoy podemos hacerlas en apenas minutos.

Gracias Herbert Johnson, por ayudarnos a preparar más fácil y rápidamente nuestros alimentos y postres favoritos.

Leave a Reply